3 cosas que la pandemia nos enseñó sobre el cloud computing

Muchas empresas están aprendiendo algunas lecciones y usando herramientas que ni siquiera sabían que existían hace cuatro meses.

El momento de la post-pandemia va a llegar en algún momento, y las cosas volverán a ser casi normales, o más bien viviremos «la nueva realidad». Aprendimos que a algunas empresas les ha ido mejor que a otras durante las cuarentenas y que nueve de cada diez empresas han aprovechado la nube con éxito para asimilar los rápidos cambios TI necesarios durante la pandemia.

En los últimos 4 meses las empresas han descubierto las ventajas y limitaciones del cloud computing:

Las operaciones cloud (cloudops) son más importantes de lo que pensábamos.

El mayor uso de proveedores de nube pública y el acceso a sistemas en la nube por parte de una fuerza de trabajo remota ampliamente distribuida, pone de relieve la necesidad de herramientas operativas y talento adecuado. Las empresas carecían de las herramientas para automatizar sus procesos internos y/o el talento para configurarlas.

Una estrategia de API’s lo antes posible.

La integración de datos ha pasado de algo que es bueno tener a algo que es imprescindible tenerlo en un momento de rápidos cambios. Esto se resuelve aprovechando API’s bien aseguradas y administradas.

Algunos sistemas tienen API, como las proporcionadas por los proveedores de SaaS. Sin embargo, para la mayoría de las aplicaciones empresariales personalizadas basadas en la nube, las API que proporcionan acceso a los datos y servicios del sistema son simplemente inexistentes.

Extender la seguridad de la nube a los trabajadores remotos es más difícil de lo que pensábamos.

Las empresas descubrieron rápidamente que la red de la casa de un colaborador no es la red de la empresa. De repente surgieron problemas como VPN, nubes privadas virtuales, cifrado y cumplimiento legal en torno a los datos, a medida que comenzaron a aparecer vulnerabilidades en torno a la seguridad de la nube, debido a una fuerza laboral completamente remota. Los equipos de seguridad simplemente no estaban preparados. Trabajaron rápidamente para establecer nuevas políticas, capacitación y aprovechar mejor la tecnología. La realidad es que el riesgo de incumplimiento aumentó de .0001% para la mayoría de las empresas a .2% en unas pocas semanas.

El lado positivo de todo esto es que probablemente seremos mejores implementadores y usuarios de la nube, cuando la crisis ya esté en nuestro espejo retrovisor. Mientras aprendamos de nuestros errores, estaremos bien.

Tu Like y Follow son valiosos: